Los premios organizados por el Defensor del Pueblo


IV Premio de Derechos Humanos Rey de España

En 2010 se convocó la cuarta edición del Premio de Derechos Humanos Rey de España, a la que concurrieron 58 candidaturas de 18 países: doce de Argentina; seis de Chile y Perú; cinco de Bolivia y México; tres de Brasil, Colombia, El Salvador y Guatemala; dos de España, Honduras y Portugal, y una de Costa Rica, Cuba, Panamá, Paraguay, República Dominicana y Uruguay.

El Jurado decidió por unanimidad conceder el Premio a la organización “Un techo para mi país”, con sede fundacional en Chile, por sus méritos e importante labor en la lucha contra la pobreza, involucrando a la sociedad civil en la tarea de construir una Iberoamérica más solidaria, justa y sin exclusión. Su objetivo es facilitar a las familias que viven en situación de pobreza una vivienda digna y el acceso a oportunidades para mejorar su calidad de vida por medio de un nuevo formato de solidaridad activa, donde los jóvenes de la organización son verdaderos actores sociales que trabajan conjuntamente con los colectivos de personas más desprotegidas.

“Un techo para mi país” tiene presencia activa en dieciocho países de Iberoamérica y ha construido más de 70.000 viviendas de emergencia con la participación de 250.000 jóvenes voluntarios y de los colectivos en situación de vulnerabilidad.

Entre los numerosos premios recibidos por “Un techo para mi país” destacan los otorgados por la UNESCO y el Banco Interamericano de Desarrollo a las “Mejores prácticas en Políticas y Programas en América Latina y el Caribe”, o el “Habitat Scroll of Honour Award”, premio concedido por el Programa de Asentamientos Humanos de las Naciones Unidas, que es el más prestigioso a nivel mundial que se otorga a los trabajos en esta materia.

El 26 de septiembre de 2011, S.M. el Rey entregó el Premio a “Un techo para mi país” en una audiencia a la que también asistieron la Defensora del Pueblo (e.f.) y el Rector de la Universidad de Alcalá. Posteriormente se celebró en la sede del Defensor del Pueblo un acto de homenaje a la entidad galardonada al que asistieron representantes de las altas instituciones del Estado, cuerpo diplomático, mundo académico y diversas ONG’s, entre otros colectivos.

Historia

En el año 2002, dentro del marco de colaboración en materia de promoción y estudio de los derechos humanos, el Defensor del Pueblo y la Universidad de Alcalá, con el apoyo de SM el Rey, instituyeron el Premio de Derechos Humanos Rey de España, que se otorga con periodicidad bienal, dispone de una dotación económica actualmente fijada en 25.000 € y una medalla creada para este galardón.

El objeto del Premio es servir de reconocimiento y estímulo a las entidades de naturaleza pública o privada que en España, Portugal y demás países de Iberoamérica se distingan por su trabajo en la defensa y promoción de los derechos humanos y de los valores democráticos, o que impulsen la investigación y la puesta en práctica de programas de actuación dirigidos a promover estos valores.

Se han celebrado cinco ediciones del Premio de Derechos Humanos Rey de España, los años 2004, 2006, 2008, 2010 y 2012. Las organizaciones galardonadas han sido la entidad brasileña Pastoral da Criança; la Fundación Myrna Mack de Guatemala; la asociación sin ánimo de lucro, con sede en Perú, Comité de America Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (CLADEM); la organización no gubernamental “Un techo para mi País”, que tiene su oficina principal en Santiago de Chile y, en la última edición, la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos “Todos los Derechos para Todas y Todos” (Red TDT), de México.

La entrega del Premio se realiza por Su Majestad el Rey, en un solemne acto que se celebra en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá, con la participación de los titulares de las dos Instituciones promotoras y patrocinadoras de este galardón y la asistencia de los miembros del Jurado, de representantes de las instituciones del Estado, Defensores del Pueblo iberoamericanos y comisionados parlamentarios para la defensa de los derechos humanos de las Comunidades Autónomas, Embajadores de los países de Iberoamérica y representantes del mundo académico y de la sociedad civil, entre otras personalidades.