El Defensor del Pueblo pide abordar el problema de la soledad no deseada de las personas mayores

Escuela de Verano del Ministerio Fiscal

13/06/2018

El Defensor del Pueblo (e.f.), Francisco Fernández Marugán, ha alertado este miércoles sobre la situación de soledad no deseada en la que viven miles de personas mayores en España y ha pedido abrir un debate político y social “para encontrar vías efectivas que aborden este problema”.

En su opinión, es necesario realizar un diagnóstico correcto que permita impulsar políticas de prevención y concienciar a la sociedad, que muchas veces se encuentra ajena a este drama “salvo cuando se dan casos de personas mayores que aparecen muertas en su domicilio tras un largo tiempo en el que nadie se acordó de ellos”.

Fernández Marugán, que ha participado este miércoles en el curso “Problemática jurídica de las personas mayores” dentro de la Escuela de Verano del Ministerio Fiscal que se celebra en el Pazo de Mariñán (A Coruña), ha lamentado que no exista una radiografía precisa del alcance de este problema y ha remarcado que “un Estado Social como el nuestro no puede ignorar a un colectivo tan sensible como este”.

El Defensor considera urgente adaptar el sistema social para dar una respuesta adecuada a los retos que plantea una sociedad cada vez más envejecida. Según ha explicado, “hay que revisar las pautas de actuación en la atención social para ofrecer las ayudas que precisan las personas mayores y sus familias e intentar un modelo en el que las personas de la tercera edad puedan permanecer el mayor tiempo posible en su entorno”.

Asimismo, ha apuntado que en los últimos años se ha producido un aumento de quejas al Defensor del Pueblo relacionadas con los mayores y el envejecimiento.

Sobre la aplicación de la Ley de Dependencia, el Defensor ha asegurado que para garantizar la incorporación de las personas en espera y la recuperación y sostenibilidad del sistema, “es necesario mejorar el sistema de financiación actual y la equivalencia de los esfuerzos financieros de la Administración General de Estado y las comunidades autónomas”.

En lo que respecta a la atención residencial, Fernández Marugán ha señalado que las quejas que llegan al Defensor “muestran una pérdida de calidad, percibida así por los propios usuarios y familiares y por las personas que trabajan en los centros”. En este contexto, ha manifestado que “nuestro objetivo es que las Administraciones pongan todos los medios a su alcance para que los servicios a los mayores se presten en condiciones respetuosas con la dignidad básica de toda persona y con sus derechos fundamentales”.

Además, ha recordado que la Institución mantiene abiertas actuaciones de oficio con todas las comunidades autónomas para conocer las características y la dotación de los recursos residenciales para mayores y detectar las dificultades existentes para que estos ciudadanos accedan a servicios adecuados a sus necesidades.

Por otra parte, Fernández Marugán también ha insistido en la necesidad de cambiar el actual modelo de copago farmacéutico para ampliar la protección de los colectivos vulnerables y garantizar que estas personas puedan acceder a los medicamentos que precisan.

 

Día Mundial de toma de conciencia del abuso y maltrato en la vejez

A propósito del Día Mundial de toma de conciencia del abuso y maltrato en la vejez, que se celebra el 15 de junio, Fernández Marugán ha recordado que muchas de las actuaciones de la Institución tienen que ver con cuestiones muy relevantes para los derechos fundamentales de las personas mayores.

Así, ha mencionado el ingreso involuntario de personas con deterioro cognitivo o psíquico, las restricciones a la libertad de movimientos, el uso de sujeciones y cuestiones relativas a la intimidad de los residentes en centros de personas mayores.

A la Institución le preocupa el uso excesivo de sujeciones y de contenciones físicas y los criterios de administración de determinados fármacos. En sus visitas periódicas a residencias y centros asistenciales, el Defensor del Pueblo siempre señala que el uso de contenciones debe ser mínimo, consentido y escrupulosamente vigilado porque su mantenimiento puede tener consecuencias en la calidad de vida y en la autonomía personal de las personas sometidas a estas medidas.


El Defensor del Pueblo está a tu disposición para estudiar tus quejas y problemas

¿Deseas presentar una queja?

También se puede remitir por correo postal, por fax, o entregar en persona, en nuestro servicio de atención al ciudadano en c/ Zurbano, 42 (28010 Madrid).

Si lo prefieres, puedes descargar este formulario en formato pdf   Descargar formulario  y, una vez que lo hayas cumplimentado, nos lo envías por correo electrónico a: registro@defensordelpueblo.es

Si tienes alguna dificultad para poner tu queja puedes ponerte en contacto con nosotros en el teléfono gratuito 900 101 025.