Ejercicio de las potestades municipales de inspección, preservación y restablecimiento del orden urbanístico infringido.

RECORDATORIO DE DEBER LEGAL: Adoptar las medidas necesarias para impedir que las infracciones urbanísticas detectadas se consoliden por el mero transcurso del tiempo, ejerciendo las potestades municipales de inspección, preservación y restablecimiento del orden urbanístico infringido.
Fecha: 29/04/2020
Administración: Provincia de A Coruña. Ayuntamiento de A Coruña
Respuesta: Sin seguimiento
Queja número: 18010620

 


Ejercicio de las potestades municipales de inspección, preservación y restablecimiento del orden urbanístico infringido.

Se ha recibido su escrito referido a la queja arriba indicada y, tras examinar su contenido se evidencia que según ha acreditado el recurrente, las obras denunciadas se ejecutaron hace más de seis años. Por tanto, afirma ese Ayuntamiento que no es posible restablecer el orden urbanístico infringido, ya que se ha producido la prescripción de la infracción y la caducidad de la acción existiendo, por tanto, un desapoderamiento de la Administración para obligar a los autores a su demolición, en los términos que se dispuso por Decreto del Director del Área de Regeneración Urbana de 26 de febrero de 2019.

Atendiendo a la información facilitada, esta institución no puede llevar a cabo gestiones adicionales en relación con la queja presentada por la interesada. No obstante, y sin perjuicio de la finalización de las presentes actuaciones, esta institución considera preciso realizar las siguientes:

Consideraciones

1. Los Ayuntamientos tienen encomendada la protección de la legalidad urbanística y ésta comprende tres funciones básicas: inspeccionar las obras, edificaciones y usos de suelo para comprobar su adecuación al ordenamiento jurídico, adoptar las medidas necesarias para la restauración del orden urbanístico infringido y reponer los bienes afectados al estado anterior y, por último, sancionar a los responsables de las infracciones. Estas potestades son de ejercicio inexcusable, y las autoridades y funcionarios están obligados a reaccionar de conformidad con los principios de eficacia, economía y celeridad contemplados en el artículo 103 de la Constitución.

Se recuerda que la Administración dispone de un plazo de seis años para reaccionar ante actuaciones clandestinas o ilegales, plazo de caducidad que impide actuar contra el responsable. Si transcurren los seis años sin que la Administración actúe contra la infracción urbanística, caducan las potestades en esta materia, y queda legalizada la actuación si es conforme con el ordenamiento urbanístico, o en situación de fuera de ordenación en otro caso.

Debe tener presente ese Ayuntamiento que las dilaciones en la tramitación de los expedientes sancionadores y de restablecimiento de la legalidad nunca son gratuitas, sino que redundan en el beneficio de los infractores de las normas y van en  detrimento del propio municipio y de sus vecinos.

2. Confía esta institución en el carácter excepcional de los hechos objeto de las presentes actuaciones, y se le recuerda que si la legislación urbanística establece un plazo para que se restablezca el orden urbanístico vulnerado y, finalmente, dentro del mismo no se llevan a cabo las actuaciones tendentes a dicho fin, sin que, por otra parte, exista un motivo que justifique la imposibilidad de cumplir tal mandato legal en el periodo habilitado para ello, debe imputarse la falta de eficacia en la actuación administrativa a los servicios concretos que están encargados de tal función dentro de la organización administrativa.

En efecto, los titulares de las unidades administrativas y el personal al servicio de las Administraciones Públicas que tuviesen a su cargo la resolución o el despacho de los asuntos, serán responsables directos de su tramitación y adoptarán las medidas oportunas para remover los obstáculos que impidan, dificulten o retrasen el ejercicio pleno de los derechos de los interesados o el respeto a sus intereses legítimos, disponiendo lo necesario para evitar y eliminar toda anormalidad en la tramitación de procedimientos (artículo 20 de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas).

3. Finalmente, y puesto que ha transcurrido el plazo legal para poder adoptar medidas de restitución de la legalidad, confía esta institución en que ese Ayuntamiento tenga presente que si las obras no son susceptibles de legalización, han de sujetarse a los límites impuestos por el régimen de fuera de ordenación. Y conforme a la jurisprudencia, únicamente se podrán autorizar las reparaciones para la estricta conservación de la habitabilidad, la supresión de barreras arquitectónicas o la utilización conforme al destino establecido, pero no se podrán autorizar obras de consolidación, aumento de volumen, modernización o que supongan un incremento de su valor de expropiación.

Decisión

1ª   Se ha considerado procedente, de conformidad con lo establecido en los artículos 28 y 30 de la Ley Orgánica 3/1981, de 6 de abril, reguladora del Defensor del Pueblo, formular ante ese Ayuntamiento el siguiente:

RECORDATORIO DE DEBERES LEGALES

Adoptar las medidas necesarias para impedir que las infracciones urbanísticas detectadas se consoliden por el mero transcurso del tiempo, ejerciendo las potestades municipales de inspección, preservación y restablecimiento del orden urbanístico infringido.

2ª   Sin perjuicio del Recordatorio de Deberes Legales formulado a esa Administración municipal, que confía esta institución que sea tenido en cuenta para casos futuros, se dan por FINALIZADAS las actuaciones y se procede al archivo del expediente según lo dispuesto en el artículo 31 de la Ley Orgánica del Defensor del Pueblo.

Le saluda muy atentamente,

Francisco Fernández Marugán

Defensor del Pueblo (e.f.)


El Defensor del Pueblo está a tu disposición para estudiar tus quejas y problemas

¿Deseas presentar una queja?

También se puede remitir por correo postal, por fax, o entregar en persona, en nuestro servicio de atención al ciudadano en c/ Zurbano, 42 (28010 Madrid).

Si lo prefieres, puedes descargar este formulario en formato pdf Descargar formulario y, una vez que lo hayas cumplimentado, nos lo envías por correo electrónico a: registro@defensordelpueblo.es

Si tienes alguna dificultad para poner tu queja puedes ponerte en contacto con nosotros en el teléfono gratuito 900 101 025, solo disponible para llamadas desde España. Si llamas desde el extranjero marca (+34) 91 432 62 91. Consulta aquí nuestro horario de atención.