TE ESCUCHAMOS PARA QUE CAMBIEN LAS COSAS


Velamos por los derechos de todos los ciudadanos ante las instituciones públicas

Acogida e integración de refugiados. Grupo de trabajo sobre vivienda

Acogida e integración de refugiados. Grupo de trabajo sobre vivienda


DIFICULTADES ENCONTRADAS PARA EL ACCESO A LA VIVIENDA

 

  • Falta de comunicación entre la actuación estatal y la de las CCAA y ayuntamientos. El Ministerio de empleo lleva a cabo la acogida de solicitantes de asilo y refugiados con el apoyo de las organizaciones especializadas, y éstas a su vez se coordinan en cada ámbito con las administraciones autonómicas y/o locales que disponen de plazas de acogida. Sin embargo, no hay coordinación para planificar y optimizar el uso de los recursos habitacionales. Esto se traduce en:

—   Infrautilización de los recursos de viviendas puestos a disposición por las administraciones locales y regionales y por parte de la sociedad civil..

—   Desconocimiento del programa existente y los recursos estatales disponibles por parte de las entidades locales y regionales para evitar duplicidad de oferta en materia de vivienda.

—   Dificultades para las administraciones locales y regionales a la hora de gestionar sus propias competencias en materia de vivienda para el colectivo de personas refugiadas.

  • Acceso y sostenibilidad de la vivienda más allá del primer año y especialmente una vez finalizado el apoyo del programa estatal existente. Este desafío está muy ligado al acceso a un empleo digno que es lo que permite acceder a una vivienda.
  • Reticencias de los arrendadores en el mercado libre. Esto plantea dificultades tanto para las organizaciones sociales a la hora de acceder a viviendas para acoger a los refugiados en el marco de la primera fase del programa estatal de acogida e integración, como para los solicitantes de asilo y refugiados en segunda y sucesivas fases para el acceso al alquiler directo.
  • Dificultades de acceso a vivienda pública:

—   Aquellas dificultades a las que se enfrenta también el resto de la población debidas principalmente a la escasez de vivienda.

—   Dificultades de acceso a la información.

—   Dificultades burocráticas, como la documentación requerida y las exigencias de tiempo de empadronamiento para el acceso a viviendas y a ayudas en la materia.


ELEMENTOS PARA MEJORAR EL ACCESO A LA VIVIENDA

 

  • Necesidad de que la información sobre recursos disponibles y programas fluya en ambos sentidos.
  • Para optimizar el uso de los recursos de viviendas disponibles a nivel local y regional, se debe comunicar los recursos de los que dispone cada CCAA o Ayuntamiento y que esta información se recoja y sistematice a través de una base de datos. Esta herramienta debería servir para una adecuada planificación y utilización de estos recursos con implicación de todas las administraciones.
  • Necesidad de establecer planes de continuidad complementarios que acompañen a los recursos habitacionales para que la vivienda sea sostenible a medio y largo plazo. En este sentido, es necesario velar por que las personas accedan a un empleo digno y luego puedan sufragar ellos mismos una vivienda, sin perder de vista consideraciones de género y posibles vulnerabilidades.
  • Coordinación de los tiempos entre los programas de acogida y los tiempos que se tarda en tomar la resolución.
  • Mayor y mejor información por parte de las autoridades centrales hacia las entidades locales y regionales sobre el programa de acogida e integración, los recursos con los que cuenta y cómo se gestiona. Esto permitiría mejorar en la utilización de las competencias propias de cada administración en el apoyo al colectivo de refugiados, coordinar las actuaciones de cada nivel y detectar sinergias contribuyendo así a la coordinación y optimización de los recursos.
  • Posibilidad de establecer políticas de evaluación de discriminación positiva en el acceso a la vivienda para el colectivo de refugiados. Este tipo de iniciativas deben de estar bien definidas y gestionadas para evitar que se generen desigualdades con respecto a otros colectivos con necesidades especiales  ya que hay que tener en cuenta que se trabaja desde la escasez de recursos muchas veces.
  • Es necesaria  una gran cooperación para evitar propiciar actitudes xenófobas y guetos.
  • Establecimiento de protocolos de coordinación entre administraciones  y canalizar las iniciativas de acogida de particulares.  Los programas de patrocinio privado en los que los estados acogen refugiados identificados en primeros países de asilo, y la acogida y el apoyo a la integración, una vez en el país de destino que se canaliza a través de particulares, es una opción a explorar en España.
  • Establecer cauces que permitan reflexionar para hacer frente a desafíos comunes a todas las administraciones en materia de acceso a la vivienda para las personas refugiadas. Pueden para ello aprovecharse estructuras de coordinación ya existentes  como la FEMP o crear otros nuevos.  Sería conveniente contar con la participación de las personas refugiadas